10° Expo Delicatessen y Vinos

Escrito el 29 Mayo 2016, 11:44pm en Eventos ,Noticias de Gastronomía

Tagged with: , , , ,

10° Expo Delicatessen y Vinos
Llega la 10° edición de la Expo Delicatessen y Vinos a la ciudad de Córdoba. Tal como en las ediciones anteriores la expo tendrá lugar en el Sheraton Hotel los días 9 al 12 de junio.

El programa de esta edición de la Expo Delicatessen y Vinos incluye además de la Sala Alta Gama y el Salón de Alimentos Específicos el 1° Foro Gastronómico Córdoba.

La noticia del foro gastronómico me pareció mucho más que una buena noticia. Mucho hablamos en este modesto blog acerca de que estamos hartos de ver el desarrollo gastronómico de otras plaza, algunas que incluso con mucho menos potencial que Córdoba logar marcar un punto en el mapa gastronómico nacional. Es por esto que saber que en Córdoba se plantea el debate (si se quiere) de manera abierta, seria y con gente a quién yo respeto mucho me parece una idea genial.

Por cuestiones de mi vida terrenal no voy a estar para el primer día y quizás tampoco para el segundo día de la Expo Delicatessen y Vinos pero voy a hacer todo lo posible por ir a escuchar a Pablo del Río, propietario de los restaurantes Siete Cocinas y Fuente y Fonda, y a presenciar el cierre a cargo a los amigos Paula Massuh y Lucas Galán.

(más…)

Canelones de espinaca y ricota en Fuente y Fonda

Escrito el 5 Octubre 2014, 03:59am en Salados

Tagged with: , , , , ,

Canelones de espinaca en Fuente y Fonda

Algo hablé acerca de Pablo del Río cuando cuando visité su restaurante Siete Cocinas en el que divide a la Argentina en regiones gastronómicas creando una propuesta gourmet por demás interesante. Pues ha llegado el momento de visitar su nuevo emprendimiento, también ubicado en la ciudad de Mendoza, Fuente y Fonda.

Canelones de espinaca en Fuente y FondaFuente y Fonda es un restaurante que apuesta a rescatar los sabores creados por nuestras madres y por nuestras abuelas. Sabores genuinos creados sin poner el foco en la técnica sino en extrapolar al comensal al lugar donde fue feliz, su infancia y a la mesa familiar donde no importaba el menú sino el hecho de compartirlo.

El restaurante es una fonda, tal como su nombre lo indica, pero tiene cuidado hasta el último detalle. Ese día lo comentaba vía Twitter, es como el de Palermo que se peina para parecer despeinado y gasta los jeans Levi’s para simular gastados. Al punto que cuando llegó Pablo y saludó a mi mesa preguntó si nos había gustado “el concepto”. No preguntó si comimos bien, si la porción era abundante o si nos atendieron bien, nada de eso… el foco es el concepto. Y debo confesar que si, sabrán disculpar el spoiler.

Es un lugar acogedor con una atención desestructurada pero correcta. La carta es concisa, va directo al grano sin dejar margen a idas y vueltas, plantea un menú escueto pero antes deja bien marcada la cancha con lo puntos que describe como “Importantes”:

  • Todas las preparaciones son para compartir entre dos o mas personas.
  • Los niños son personas pequeñas, pueden comer lo mismo que usted.
  • El postre es cortesía de la casa, llame a su camarero y le cuenta.
  • La carta cambia todas las semanas, por ahí la que viene hay puchero!!!
  • No usamos freezer, todo es fresco, si se acaba algo no se enoje…

Canelones de espinaca en Fuente y FondaLa cena arrancó con un appetizer de apio y manzana para untar en pan más “agua de la canilla” que estaba fresquita y lista para tomar según describió el camarero.

La entrada fue “Tomaticán cuyano con tostadas de pan casero” ($42), un revuelto de tomate con tal o cual ingrediente más o menos pero todos coinciden en el punto de que es algo típico de madres mendocinas, según pude comprender.

El principal llegó vía TwitterCanelones de espinaca y ricota con salsa de tomate, gratinados” ($195) acompañado de un Famiglia Bianchi Reserva Malbec 2012 gentileza de Male Abbihagle. Los canelones estuvieron muy bien en termino de sabores y tremendos si hablamos de porciones, al punto de que no pudimos terminarlos. Sobre el vino… mejor lean ustedes: El mejor vino tinto del mundo es argentino.

Canelones de espinaca en Fuente y Fonda

El postre, fuera de programa y cortesía de la casa según reza la carta, fue Flan con dulce de leche y crema que se mantuvo al nivel de los pasos anteriores. Esta vez no hubo café para el cierre, solo un aprentón de mano a Pablo del Río y a dormir que al otro día el despertador castiga temprano.

Sin temor a equivocarme me animo a decir que Fuente y Fonda es un lugar para recomendar, para ir con familia y amigos a compartir una buena mesa.


Fuente y Fonda
Montevideo 675
Descorche $50
No acepta tarjetas, solo efectivo…  como para sentirme en casa.

Siete cocinas, recorré Argentina desde Mendoza

Escrito el 25 Mayo 2014, 08:16pm en Reseñas

Tagged with: , , ,

siete-cocinas-argentina_0001

Un  miércoles cualquiera la aerolínea SOL decidió que mi vuelo de regreso a Córdoba no saldría ese día, decidió que yo debía pasar una noche más en la ciudad y yo recordé una recomendación acerca de donde debía comer en Mendoza, Siete cocinas de Argentina. De alguna manera tenía que remontar esta situación, así que llamé para reservar pero aclararon que no había mesas disponibles, solo podían montar el servicio en la barra si es que yo esta de acuerdo. Y yo, claro que estaba de acuerdo, tenía solo esa noche para probar la recomendación por lo que accedí.

Siete cocinas de ArgentinaEl restaurante funciona en una casona correctamente acondicionada en Mitre y San Lorenzo, Av. Bartolomé Mitre 794 para ser más preciso. El restaurante tenía las puertas de ingreso cerrada con traba pero segundos después de tocarla una persona me dio paso. Él, muy elegante y gentil, me invitó a pasar aclarando la falta de lugar pero retruqué diciendo que ya me había comunicado por teléfono y que cenaría en la barra. Montaron el servicio allí y comencé a leer la carta para tratar de entender de que se trataba todo esto.

La carta de Siete cocinas divide a la Argentina en siete regiones gastronómicas (NOA, Litoral, Cuyo, Pampa, Metropolitana, Patagonia Andina y Mar argentino) e incluye sabores perfectamente balanceados. Allí encontramos desde chipa en una panera hasta sabores de la Patagonia, pasando por todos los rincones de nuestro país. Literal, la carta recorre el país y, no conforme con eso,  lo explica en un glosario correctamente diseñado para traer luz a quienes no sepan, por ejemplo, que es el Mbeyú u otras preparaciones que se comen en Argentina y que allí ofrecen.

siete-cocinas-argentina_0007Esta vez preferí pasar por alto la entrada e ir directo al principal. Pedí Canelón de conejo confitado en aceite de oliva Changlot y sopa de puerros e hinojos($131), de la región de CUYO según aclara la misma carta. Apabullado por la imponente carta de vinos preferí pedir recomendación a la hora de elegir la bebida, esta fue una copa de vino blanco($40) tal como sugirió quién me atendía en ese momento.

Quienes me conozcan un poco sabrán que no como postres pero el nivel del principal no hizo más que despertar curiosidad y me vi forzado a solicitar la carta para pedir algo más. No sabia bien que iba a pedir, solo quería comprobar si fue casual o realmente podían mantener el nivel del principal. Pedí Partfait de chocolate, cookie negra y sorbete de frutos rojos ($68) de la región PATAGONIA ARGENTINA, acompañado de un malbec a la manera del Oporto, un Malamado de Familia Zuccardi($28) más una botella de agua($15). Y si, el nivel se mantiene. O sube, no lo se.

Siete cocinas de ArgentinaEl restaurante tiene un ambiente agradable, una atención impecable, sabores sublimes, sanitarios que se mantienen higienizados, con jabón líquido y servilletas pese a que trabaja al 100% de su capacidad y hasta una forma de resolver conflictos que pocos tienen. Recuerdo que a los minutos de ubicarme en mi lugar llegaron dos personas que habían reservado pero, caramba, el restaurante había “sobrereservado” las mesas por error. Lejos de andar con vueltas, fueron de frente con el problema, pidiendo que aguarden “un minuto” hasta que armen una mesa, mientras servían de cortesía un vino espumante y brindaban una mini charla sobre la bodega y el vino que hizo olvidar a los comensales que el restaurante había cometido un error. El minuto para enmendar el error se transformó en 5 o 15… ya no importaba. Siento que Siete cocinas es un restaurante al que por más que uno le suba la vara con la que se lo mide le sigue sobrando handicap para salir bien peinado en la foto.

Siete cocinas es un restaurante correcto en todo aspecto que brinda una experiencia sublime. No se cuando volveré a Mendoza pero estoy seguro de que ese día iré a probar algo más de esta cocina.