Reivindiquemos a la polenta

Polenta, queso brie y huevo poché fallido. Vía: @natmtz

Nadie puede negar que hay alimentos que no son vistos con buen ojo por las masas. Si tuviera que listar este particular segmento creo que en los primeros escanios estaría la polenta. Perdón, creo no, allí estaría. ¿Que es injusto? Quizás si, pero allí estaría.

Ahora bien, siendo conciente de que no gonza del privilegio mainstream del que gonzan otros alimentos no puedo evitar preguntarme si es porque realmente se lo merece o porque somos nosotros, los comenzales, quienes no supimos encontrarle esa vuelta de tuerca que la convierta en un plato con mayor y mejor aceptación. Y creo, ahora si, que por este lado va la respuesta, es por eso que puse a trabajar a todo el “Departamento de investigación y rotura oval” de Mis Fotosecuencias y más o menos estas fueron las consecuencias:

En primera instancia fue @natmtz quién, por línea privada, comentó su experiencia en San Francisco (USA) donde pudo ver polenta servida en restaurantes, acompañada (la polenta, claro) de queso brie, hongos y hasta rúcula. Todo esto con un resultado muy bien logrado, según comentó Natalia.

El siguiente testimonio recabado por nuestro equipo hace referencia a un capítulo de la serie No Reservations donde es el mismísimo Anthony Bourdain a quién le sirven en un restaurante de Venecia una porción de Polenta a la Parrilla[link]. Minutos después, en otro lugar de la misma región presentaron una receta de Calamar cocido en su tinta acompañado de…  si, claro, polenta pero esta vez servida en una tabla[link].

Para tomar dimensión de la realidad en el plano local solo tuve que remitirme al “Buscador de antojos” de Circuito Gastronómico, una muy completa guía de restaurantes cordobeses, con el triste desenlace de no hallar nada relacionado a la polenta. No conforme con eso, les consulté vía mi cuenta de Twitter donde se mostraron optimistas y recomendaron esperar a ver las cartas de invierno…  o al menos eso fue lo que quise entender de su respuesta.

Dicho esto, no puedo más que hacer un mea culpa y reconocer que quiénes guíamos a la polenta a esos escanios de los que les hablé fuimos clamente nosotros y por una ausencia total de creatividad de nuestra parte para encontrarle esa vuelta de tuerca. Ahora, tal como lo hiciera Fontanarrosa[12] con las “Malas palabras”, pido una amnistía para la polenta e integrémosla a nuestra alimentación, que la vamos a necesitar.

—–

Foto: Natalia Martinez

9 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Tirate una buena receta de polenta y nos hacemos polentarianos.

  3. Debo discentir con el planteo del artículo: la polenta SI es un plato presente en la mesa de la masa. Donde siempre fue vista con mala cara fue entre la gente bian, justamente porque era lo que le llenaba la panza al pobrerío.

    En mi casa toda la vida se comió polenta amarilla, mas que nada en invierno y siempre acompañada con bifes a la criolla. Y también la polenta blanca con chorizos o codeguines (un menú típico de la cocina de los inmigrantes italianos).

    Recuerdo que durante la visita de Mirtha Legrand al programa de Tinelli hace algunos años, donde hicieron una mesa de cena en lugar de los clásicos almuerzos, comieron precisamente un plato de polenta (medio cheto fue, pero polenta al fin).

    El que tiene pésima fama y no hay quien se la levante es el mondongo, para colmo el nombre no lo ayuda.

    En mi blog tengo publicados tres posts con las recetas del programa del lagarto Guizzardi, creo que había unas cuantas con polenta si querés chusmear.

    • Dayana, lo que quise decir es que a la mayoría le parece lo que vos planteas, justamente, algo para llenar la panza y de bajo precio. Lo que intento decir es que además de eso también se la puede disfrutar. 🙂

      Buenos datos lo de Mirta y del Lagarto, lo voy a buscar.

      Por último, no puedo opinar sobre el mondongo. Hace años, muchos, cuando era niño, lo probé y no me gustó… pero debería darle una oportunidad ahora de grande para ser más objetivo.

  4. Es una cuestión cultural, como bien se discutió antes en la época en que el país era “el granero del mundo” la polenta (harina de maíz) era -prácticamente- la comida más barata. Al mismo tiempo sin embargo, en Europa la polenta era un plato de lujo, reservada para ocasiones especiales.

    La madre de un amigo me contó que en sus épocas de estudiante comía polenta todos los días y se fue de intercambio a Italia. Al llegar, la familia que la hospedaba hizo un gran banquete cuyo plato principal era – para su horror – polenta 😛

    • Toote, supongo que debe venir por el lado que planteas. Pero sostengo que poniendole un poco de creatividad se puede llegar a cosas interesantes y no se la está explotando… sin embargo se mira con buenos ojos al sushi que no es más que arroz con algún agregado. No vengo a matar al sushi pero no es mucho más que eso y en el Cerro pueden llegar a cobrarte fortunas por él.

      Ahora, hay que tener mala-pata para que te agasajen con lo que venís escapando, no?

  5. Pingback: Week-Log.433

  6. Pingback: Como hacer polenta a la pizza - Mis Fotosecuencias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*