Esa falta de respeto llamada La Toscana

La Toscana

La Toscana jodió a mi madre. Así, cortito y al pie.

Perdón por ir derecho a la conclusión antes de ponerlos en situación pero la cosa fue así fue. Mi madre es de las personas que siguen comprando periódicamente en distintos sitios de cupones cuando la oferta parece tentadora y, si bien este tipo de compras en lo personal no me parecen de lo más interesantes, al menos hoy por por hoy, hasta el momento ella lo venía llevando adelante sin sobresaltos.

Un día como cualquier otro llegó entre las ofertas un catering que parecía prometedor y lo compro. Compró dos, para ser más preciso. Fijó fecha para la juntada familar nada menos que en el día su cumpleaños y no pudieron entregar el pedido acusando un problema en la vereda. Un problema que puede tener cualquiera y como prometieron entregarlo el sábado siguiente no había porque enojarse.

El sábado siguiente el problema fue otro. Tampoco pudieron entregar el pedido. La cosa parecía ponerse dudosa pero nadie está excento de las malas jugadas del azar y eso también es algo que hay que entender. Lo hicimos, entendimos el hecho fortuito.

Por esos días yo me encontré viajando más que de costumbre. Fui de Córdoba a San Luis, de San Luis a Córdoba, nuevamente tomé la ruta con destino a Formosa y volví. Una amiga de mi madre volaba de Ushuaia a Buenos Aires, luego a Córdoba por unos dias. Mi madre y hermana también con sus temas de la vida terrenal pero por obra del destino el sábado 21 de julio coincidimos en Córdoba y sin planes, ¿que mejor momento para aprovechar?

Llamamos para hacer la reserva con la anticipación que correspondía y todo estaba sobre ruedas, a excepción de un temita: el delivery no sería de $25 como estaba estipulado sino de $70, casi 3 veces más. No importa, la ocasión era buena y no la iba a opacar una diferencia de $45.

Un día llegó ese tan esperado sábado. Corrían las 19.50hs, justo 10 minutos antes de recibir nuestro pedido, cuando una voz detrás del teléfono dijo que «el delivery había sufrido un accidente y demoraría«. La invitada avisó que, casualmente, se demoraría unos minutos, mi hermana y yo no había llegado aún. Mi madre no se afligió, todo estaba controlado y, repito, un percance puede tener cualquiera. Era cuestión de esperar.

Pasadas las 21hs, y con la casa llena, mi madre llamó por teléfono para consultar a que hora recibiríamos el pedido. La respuesta fue categórica y sin márgen para apelaciones:

No lo van a recibir. No hay tiempo porque por la distancia tardaría 2 horas en llegar y ya es tarde.

 No voy a discutir cuanto se tarda desde La Toscana a la casa de mi madre, no voy a discutir el precio, no voy a discutir la composición del catering, no voy a discutir las condiciones, no voy a discutir que tripliquen el precio del envío. Solo voy a decir que a TODAS las condiciones las fijaron ELLOS, no las puse yo ni fueron producto de una negociación y que si siquiera pueden cumplir con lo que ofrecen… ejem, ¿como decirlo sin caer en chabacanerías?

Aclaro que una picada de 200 mangos no nos cambió el destino y estando en Nueva Córdoba un sábado es muy sencillo de conseguir que y donde comer, por lo que el escollo se superó y todo salió bien. Pero, les pido que cada vez que vean una oferta de La Toscana recuerden este post. Nada más.

Por si alguién quiere más datos para no cometer el mismo error:

La Toscana
Molleyaco 7946, B° Cerro Norte
Córdoba, Argentina
0351 15-273-7878

Ahh, entiendo que el sitio de cupones a esta altura ya reintegró el dinero. Dudo que La Toscana reintegre el mal rato.

6 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pero, ¿rte devuelven la guita los de los cupones cuando pasa esto? ¿sin ningún problema por ese lado?

    • En este caso si y sin chistar.

      Cuando hablé con mi mamá le habían reintegrado 1 cupón y aviso que eran 2. Digamos que se confundieron los de Clickon pero calculo que ya está listo.

  3. A mí me pasó algo parecido, aunque finalmente recibí el producto. Fue con un cupón para tortas de Sofía Tejerina, también de la zona norte.
    Tuve que llamar varias veces para coordinar el delivery porque siempre la propietaria me respondió que tenía mucha demora por «culpa» de los cupones (?). Hice el pago con tarjeta, y al mes y medio recibí recién la torta. Pero, cuando me la llevaron no esperaron que bajara (vivo en un piso alto) a darles el cupón impreso y se la dejaron al guardia del edificio. Luego me llamaron para decir que me la iban a cobrar de nuevo porque no tenían el cupón. Se los envié varias veces por mail hasta que me confirmaron que había llegado.
    Ahora me spamean con frecuencia. ¿Volvería a comprarles? Por supuesto que no. Aunque la torta estaba rica, no justifica nada toda la pérdida de tiempo y momentos de tensión vividos en la transacción.

    • Eso de que «les moleste» entregar los productos en una condición, quizás poco beneficiosa para ellos (saquemos el branding del medio), me da mucha bronca.
      Nosotros como clientes solo aceptamos las condiciones que ELLOS ponen, ¿como puede ser que ni eso sean capaces de cumplir?

  4. Εstimаdο
    Me encantó lа foгma еn que escribe sobre el tema.

    Seguiré volvienԁо еѕta ωeb para
    сontіnuaг prоfunԁizando
    sobгe la materіа.
    Muchas Gracias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*